El confinamiento puede generar aumento de peso y afectar nuestra salud. No poder salir de nuestros hogares y la ansiedad que genera la situación del coronavirus puede afectarnos en distintos aspectos. Tener en cuenta algunos detalles del día a día harán que pasemos estos momentos en casa sin dejar de lado nuestro bienestar. 

Esta últimas semanas nuestras costumbres y hábitos cambiaron drásticamente. Pasamos a tener una vida mucho más inclinada al sedentarismo y con la fuerte conciencia social de quedarnos en casa para cuidarnos y cuidar al resto. 

Silvia Ibarra, médica especialista en psiquiatría, comentó al respecto: “En momentos de aislamiento involuntario, es decir que fue impuesto porque debemos cuidarnos y cuidar al prójimo, lo primero que puede aparecer es la sensación de que nos aburrimos”. Ante este factor, puede darse un aumento de peso. “Y cuando se presenta la ansiedad, empezamos a picotear sin control, ya sean bizcochos o patatas fritas, lo cual puede poner en riesgo la salud además de provocar aumento de peso”,  aseguró. 

Te puede interesar: Cómo quitar las manchas de la edad que aparecen con el paso del tiempo

Especialistas en nutrición aseguran que lo mejor es organizar las comidas y respetar horarios.  El hecho de “comer por aburrimiento” debe ser algo que detectemos a tiempo para no favorecer el aumento de peso ni la ingesta de alimentos que no sean ricos en nutrientes. 

El equipo de Derma Clinic Spain deja aquí algunos consejos para no caer en estas tentaciones y terminar el confinamiento de la mejor manera:

Picoteo ligero

Prepara alimentos ligeros para comer entre horas y no llegar a las comidas con desesperación. Puedes cortar frutas o separar frutos secos para esos momentos donde te gana la ansiedad. 

Estas colaciones evitan que lleguemos al almuerzo o la cena en estado de ansiedad o hiperorexia oral, sensación por la cual queremos “comernos todo”.

Priorizar frutas y verduras en la preparación de comidas

Esto será sumamente beneficioso para tu salud en estos tiempos de coronavirus. Contar con un organismo bien alimentado y fortalecido a base de alimentos saludables ayudará a que tu cuerpo tenga todas las defensas para hacer frente a cualquier infección, bacteria o virus. 

Aprovechar (siempre que se pueda) un poco de sol

Si es posible, también recomiendan exponerse entre 10 y 15 minutos al sol para sintetizar vitamina D, la cual tiene un papel muy importante en el sistema muscular, nervioso y lo que más nos interesa hoy: en el sistema inmunitario.

Moverse aun estando en casa

Según Adrian Schiavello, profesor de educación física, preparador físico y coach de entrenamiento funcional, el aislamiento no es sinónimo de quedarse quieto, sino de lograr movernos en un espacio reducido como el salón.

Existen muchas clases online, rutinas de ejercicios, apps para llevar adelante un entrenamiento. Además las cosas del día a día pueden ser de gran ayuda como por ejemplo, si tienes escaleras puedes aprovecharlas o puedes improvisar unas pesas con algún elemento casero para hacer peso. 

Recuerda, resiste esta situación que en esta estamos todos juntos. Pon lo mejor de ti, no te dejes vencer y recuerda que siempre hay una solución. De esta saldremos mejores y a este virus lo paramos unidos. 

Leave a comment