4 tratamientos para envejecer de forma natural

Todas las personas deseamos lucir una piel radiante sin importar la edad. Con el paso del tiempo, la piel va perdiendo su elasticidad y colágeno. No obstante, no solo se trata de un proceso natural. El hecho de llevar hábitos de vida poco saludables, como una mala alimentación, el abuso del tabaco y alcohol, así como una mayor exposición al sol o los cambios hormonales, provocan que no nos veamos frente al espejo de la forma en que queremos y que queramos tratamientos para envejecer de forma natural.

 

Al final, el resultado de estos hábitos se traduce en arrugas prematuras, manchas, flacidez, ojeras,… Gracias a la medicina estética, en la actualidad es posible encontrar distintas técnicas y productos especializados que ayudan a prevenir o mejorar estos problemas ya existentes.

Así, los tratamientos rejuvenecedores de la piel, especialmente del rostro, están ganando terreno dentro de la medicina estética. Son asequibles, accesibles y no es necesario pasar por el quirófano. Con estos tratamientos médicos llegó un cambio en el paradigma de los retoques: poco a poco, los cambios faciales, como pasaba con el lifting primitivo, por ejemplo, no se dan de manera radical sino que suponen cambios y ofrecen resultados que deseamos.

Sin embargo, todavía existe confusión entre unos y otros tipos de tratamientos. La toxina botulínica, el ácido hialurónico, la mesoterapia, o los tratamientos despigmentantes son las mejores alternativas. A continuación, os contamos para qué sirve cada uno de estos 4 tratamientos estéticos:

 

Diferencias entre los tratamientos rejuvenecedores

Toxina botulínica

La toxina botulínica es un producto que relaja los músculos de forma temporal, hecho que hace disminuir las arrugas al reducir los movimientos marcados en las líneas de expresión y evitando que la piel se dañe más. La duración de la toxina botulínica, en la primera aplicación, es de seis u ocho meses, pero se puede alargar hasta un año si se realiza un mantenimiento.

Ácido hialurónico

El ácido hialurónico es una molécula que se encuentra en el organismo de forma permanente y natural. El ácido hialurónico retiene el líquido bajo la dermis, para, desde el interior, tensarla y mantenerla luminosa. A partir de los 25 años esta molécula empieza a disminuir, hecho que provoca la aparición de arrugas en la piel. Por ello, se utiliza con el fin de devolver el aspecto original y juvenil de la piel.

Al inyectarlo, se rellenan las arrugas y se devuelve la concentración de ácido hialurónico inicial. Este tratamiento está especialmente recomendado para el tercio inferior de la cara y es altamente eficaz en el relleno de los pómulos, surcos nasogenianos y arrugas alrededor de los labios.

Mesoterapia facial

La mesoterapia facial es un tratamiento que consiste en infiltraciones de ácido hialurónico con vitaminas mediante un mansaje, lo que proporcionan un rejuvenecimiento que retrasa la aparición de arrugas y líneas de expresión. Este tratamiento se recomienda a partir de los 35 años de edad para obtener un aspecto más sano y vital de la piel de cara, cuello, escote y manos.

 

Tratamientos despigmentantes o peelings químicos

El peeling químico facial es una técnica de medicina estética destinada a eliminar arrugas, cicatrices, manchas, acné y otras imperfecciones de nuestro rostro. Es un tratamiento estético de rejuvenecimiento facial que consiste en la aplicación de diferentes ácidos químicos para conseguir una renovación de las capas superficiales de la piel.

Posiblemente, el peeling químico facial es una de las mejores técnicas no invasivas para el rejuvenecimiento de la piel: Mejora su aspecto, elimina todo tipo de imperfecciones (manchas, acné, cicatrices, arrugas…) y aporta luminosidad. Espero que os haya gustado este post sobre tratamientos para envejecer de forma natural .

Leave a comment